San Fernando-Montijo

El Montijo ya sabe ganar en la 2ª RFEF

Primera victoria del Montijo en la 2ª RFEF que con algo de fortuna, se llevan tres puntos importante para estrenarse y resarcirse de la derrota de la primera jornada. Los goles de Joel y Álex Cruz, en propia puerta, dan vida a los de Marrero que ya saben ganar en está nueva categoría.

Dominio del San Fernando pero sin peligro

San Fernando: David Álamo, Trujillo, Manu Alemán, Omar, Pedro González,Castaño, Fuli, Aitor Brito, Ortega, Álex Cruz, y Ruimán. Jugaron también Guedes, Javi Navarro, Socorro, Leto y Alejo.

Montijo: Fedotov, Richard, Gabri, Javi Chino, Razvan, José Ángel, Rodao, Manchón, Joel, Matute y Dani Segovia. Salieron más tarde, Chechu, Manuel, Gideon, Gattas y Calin.

Primera victoria de los extremeños, que aunque con algo de fortuna, lucharon por un partido que fue competido de principio hasta el final.

Los de Marrero, muy bien colocado en el terreno de juego, paraban cada una de las acometidas de los canarios que no encontraban los huecos para llegar a la meta de Fedotov, que practicamente pasó inadvertido durante toda la primera parte.

Tan solo las arremetidas por la banda izquierda del lateral Pedro González, en los inicios de partido, ponían algo de peligro a la meta montijana, que o bien, la inmaculada defensa extremeña, o el meta Fedotov, se ocupaban de contrarestar cualquier atisbo de peligro de los locales.

La primera acción de peligro la protagonizó Fuli, que en buena posición, lanzó el balón muy alto, por encima del larguero. Antes había sido Ruimán el que en remate de cabeza, hizó aparecer a Fedotov por primera vez en el encuentro.

Tras estás jugadas fueron los extremeños los que empezaron a controlar el juego, presionando a los defensas locales y no dejando llegar a los canarios al área defendida por Fedotov.

En una de esas presiones llegó el primer gol del Montijo. En una jugada sin peligro, el portero del San Fernando, David Álamo se resbala tras la presión de Joel, y éste se aprovecha de la acción para poner el 0-1.

Este gol descolocó a los canarios que tardaron en reaccionar, mientras los extremeños cada vez se encontraban más a gusto en el terreno de juego y controlando el partido en todo momento.

Tan solo un disparo lejano de Manu Alemán puso en aprieto a la defensa de los pacenses.

La fortuna se alia con el Montijo para sentenciar

San Fernando-Montijo
Los jugadores del Montijo celebran el segundo gol en tierras canarias

El segundo tiempo empezó con la misma tónica del primero. El San Fernando era dueño y señor del partido, pero sin ninguna profundidad y sin ningún peligro para los de las Vegas Altas. Mientras los extremeños cada vez veían que la primera victoria podría llegar y de forma ordenada sujetaban a los hombres peligrosos del San Fernando.

Tan solo un disparo de Ortega, desde el frontal del área, hace lucirse al portero ruso, enviando el balón a corner en una gran intervención. Tras el saque de esquina Ruimán pudo lograr el gol del empate, pero su remate es sacada por la defensa, de nuevo, a corner.

Eran los mejores minutos del San Fernando que los de Marrero. Pero en una buena contra de los extremeños llegó la sentencia. Un balón que llegó a Samu Manchón vió como su centro fue rematado por un defensor canario a gol, consiguiendo así, el segundo tanto para su equipo.

El conjunto local no perdía la fé y siguió atacando para recortar distancia, pero no fue el día para los delanteros azulillos que vieron como hasta tres veces, se le anulaban los goles por fuera de juego de su goleador Ruimán.

En un saque de banda llegó el gol que hacía concebir esperanza a la parroquia de Maspalomas. Fue en una jugada de banda que no consiguió despejar la defensa por lo que se aprovechó el delantero Ruimán para lograr acercar a su equipo en el marcador.

Los últimos minutos fueron un asedió para los extremeños, que vieron como su portero, Fedotov, se convertía en el héroe del partido, con dos intervenciones cruciales, que salvaron a su equipo, incluso de la derrota. En ambas acciones, sus rechaces cayeron en los pies de Ruimán que vieron como se le anulaban los goles por fuera de juego.

Con el pitido final llegaron las alegrías para los visitantes, mientras los locales, que merecieron algo más en el partido, tendrán que esperar una semana más para darle otra alegría a su afición.

Comenzar una Conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *